Recientemente me bautizaron. No me refiero a la manera clásica (Dios lo permita!), sino a que tuve el agrado de recibir un apodo buenísimo: Fuman Flower. Resume buena parte de lo que soy, de lo que hago y de mi personalidad. Acá estoy yo con mis limes. 😛

Anuncios