Me quiero ir lejos, muy lejos. Cambiar de aire, cambiar de piel. Alejarme de todo. De la rutina cotidiana, del caos de la ciudad, del microcentro, de los compañeros de trabajo, de la gente de mierda…

Quiero viajar, viajar, viajar. Es mi más fuerte deseo, lo que me completa, lo que llena y alimenta mi alma. No se cómo explicarlo, es una experiencia alucinante. Últimamente no hago más que pensar en eso, sería buenísimo tener la posibilidad de tomarme un año sabático, por ejemplo, como hacen los israelíes cuando terminan el servicio militar. Hace poco fue al trabajo un chico a dejar su currículum, era francés y quería ser guía turístico. Me contó que había viajado un montón y que adonde iba se buscaba trabajos temporarios para solventar sus gastos y seguir recorriendo el mundo. Me encantaría poder hacer eso! O como una prima que se la jugó, con los pocos ahorros que tenía se fue a Japón y vendía pulseritas en el subte…

No se cómo, pero voy a hacerlo. Cuando uno desea algo tan fuertemente, tiene que suceder, no?

Anuncios