Todo lo que al principio me pareció fantástico acerca de vos, ahora me resulta insoportable. Si, tenés una locura importante. Pero no de loco lindo, sino de loco denso. Predicás cosas y enarbolás una bandera demasiado pesada para vos, ya que sos el primero en no respetar nada ni nadie. Una vez el psicólogo me dijo que uno se enamora de pedacitos. Me pareció acertadísimo. Y ahora veo como esos pedacitos se desmoronan. Los espejitos de colores se rompen en mil pedazos y sólo puedo enojarme con vos. Nada más que eso. Quisiera recordar el tiempo que pasamos juntos aunque sea con melancolía, pero no. Porque así estaría dejando de lado el hecho de que me lastimaste. Merecés mi bronca.

A otra cosa, mariposa.

Anuncios